lunes, 30 de noviembre de 2009

Datos


"[...] Los estadounidenses gastan más dinero en música que en sexo o en medicinas recetadas. Teniendo en cuenta ese consumo voraz, yo diría que la mayoría pueden considerarse oyentes de música expertos. Tenemos capacidad cognitiva para detectar notas equivocadas, para encontrar música con la que disfrutar, para recordar cientos de melodías y para mover los piers al compás de una pieza..., una actividad que entraña un proceso de extracción de compás tan complicado que la mayoría de los ordenadores no pueden hacerlo. ¿Por qué escuchamos música y por qué estamos dispuestos a gastar tanto dinero para escuchar música? Dos entradas de conciertos pueden costar fácilmente tanto como lo que gasta en alimentación en una semana una familia de cuatro miembros, y un CD cuesta más o menos lo mismo que una camisa, ocho barras de pan o un servicio telefónico básico durante un mes. Entender por qué nos gusta la música y qué obtenemos de ella es una ventana que da acceso a la esencia de la naturaleza humana."

(Tu cerebro y la música. Estudio de una obsesión humana. Daniel J. Levitin)

lunes, 16 de noviembre de 2009

Sensibilidad al límite


"[...] No pretendo sugerir que todas las personas creativas sean enfermas mentales, aunque sí lo han sido algunos de los grandes creadores. Sin embargo, los procesos reflexivos poco convencionales se manifiestan tanto en el enfermo mental como en la persona creativa. Según lo dicho hasta ahora, se podría concluir que los enfermos mentales y las personas creativas comparten la dificultad para procesar la información sensorial del mundo exterior, ya sea información verbal, sonidos no verbales o tensión emocional. Los enfermos mentales se sienten abrumados por la amenaza de la confusión y el desorden. Los individuos creativos se enfrentan a ese problema con la creación de un nuevo orden en sus obras y, de esa forma, controlan la amenaza."

("La música y la mente. Anthony Storr") Fotografía: Bud Powell, piano.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Lo que Platón tenía que decir

Resulta muy estimulante descubrir como en la antigua Grecia trataban a la música con tanta veneración.

"[...] Los griegos de la época de Platón opinaban que el tipo adecuado de música era un poderoso instrumento educativo que podía transformar la personalidad de los que la estudiaban, induciéndoles a alcanzar la armonía y el orden interiores. De igual forma, el tipo inadecuado de música podía tener efectos muy perniciosos. [...] Platón, en "La República", se refiere a las palabras de Sócrates en los siguientes términos:

Afirmo, por tanto, Glaucón, que la formación musical es un instrumento más poderoso que cualquier otro porque el ritmo y la armonía encuentran un lugar en los internos lugares del alma, donde pueden imprimirse. Así, transmiten gracia y dignifican el alma de aquel que esté educado como es debido o hacen desgraciada el alma de aquel que no esté educado como es debido. Diré también que quien haya recibido esta educación verdadera del ser interior podrá percibir con mayor astucia las omisiones o faltas en el arte o en la naturaleza y lo hará con un buen gusto genuino. Y mientras canta alabanzas y se regocija por el bien que se aloja en el interior de su alma, y se hace noble y bondadoso, sabrá culpar con justicia y odiar al malvado, ahora que es joven, incluso antes de poder saber por qué. Y cuando la razón se persone, la reconocerá y la recibirá como a una amistad conocida gracias a la educación que ha recibido"

(La música y la mente. El fenómeno auditivo y el porqué de las pasiones. Anthony Storr)